Páginas

26 de octubre de 2016

De horarios, tiempos, cervezas, sauna frustrada y el fin del mundo conocido.


Si el fin del mundo llega, que nos pille follando !!!

Fue más el reclamo de abrir el local a las 18.00 que la oferta en sí del 2x1, lo que me movió a acudir aquella tarde al Free Eagle.

No es una hora de apertura muy habitual en locales de copas y sexeo para público gays, por desgracia, porque público hay, pero no se le ha educado para que salga a horas de luz solar.
En este sentido sigue viviendo bastante recluido y armarizado, en donde solo se le está permitido salir a altas horas de la noche, ya que por lo visto, el día pertenece al mundo de los "decentes".
De ahí que sean muy pocos los que abren, y estén, en mi poca experiencia , casi vacíos.

En el Berlin Dark, de Barcelona, hace unos pocos años les dio por abrir temprano algún dia entre semana . El día que fui, estuve solo con el camarero, que por cierto ni me dio conversación. Resultado que me aburrí estrepitosamente.

En el Trash, también de Barcelona, que abren dos días entre semana relativamente temprano, he ido en dos ocasiones, y bueno... un poco de gente había, y alguna cosilla conseguí hacer, si bien no para lanzar cohetes.
En el desaparecido Eagle de Madrid, que al menos un día que fui era porque a media tarde estaba abierto, había poca gente, pero me lo pasé genial, al punto que luego me fui a cenar con el tipo con el que estuve.

Tal vez por la semejanza del nombre Eagle (Madrid) con Free Eagle (Torremolinos) contribuyera a decidirme.
Lo digo un tanto con la boca pequeña porque eso mismo pensé cuando fui al Eagle de Benidorm, y casi me caigo de culo por la decepción que tuve al entrar, no porque no hubiera nadie, sino por que había tíos y tías tal cual en un pub ingles se tratara , en un ambiente que lo único que tenía de morbo era el nombre del local.

Así pues, entré en el Free Eagle a esas horas de la tarde, y estaba solo el camarero.
Pedí una cerveza San Miguel, y al rato bajé a ver si había alguien abajo que hubiera entrado antes.
Nadie había, e incluso, la habitación del sling estaba cerrada.
Acabé la cerveza sin que nadie llegara a entrar al local.
Y ante tanta desolación, me marché.

Ni siquiera el camarero de lindo y pícaro mirar me dió conversación.
Entre mirada furtivas iba entretiéndose con el móvil.
Si en un bar, estando solos no se puede entablar tan siquiera conversación ni con el camarero, el fin del mundo conocido está al caer.

Bien... me hubiera conformado con hacerle una mamadita detrás el mostrador, al fin y al cabo, hablar tampoco se me da muy bien.

Camino de la pensión, a la que iba con intención de descansar del paseillo y la frustada cerveza hasta que se hiciera la hora de cenar, pasé por delante de la sauna Atlas.

Era entre las 19.30 y 20.00, hora en que se suponía abierta, según tal cual se publicitaba.
Pues jódete !!! Cerrada a cal y canto, que llegué a pensar que lo estaba definitivamente.
Al llegar a la pensión busqué su web y nada parecía indicar el cierre, ni siquiera algún comentario de semanas atrás habían dejado, indicaba que para esas fechas estaba abierto.
Me acordé de la única sauna que sobrevive en Benidorm, que se publicita con un horario, y que en realidad se ve reducido en tres horas.
Claro que esta, la Atlas también se publicita en grande que está abierta los 365 días del año, pero en el cuadro de días y precios, el casillero de los lunes está vacío, porque los lunes cierran.

Pues nada.
Me fui a la pensión a escribir el borrador de post.

Luego me esperaba breve y sabrosa, de unos 20/25 minutos, en un restaurante italiano con simpático camarero, y una espera de más de 40 minutos para el tomar un café y pagar la cuenta.

Gestionar mi tiempo, o perderlo, incluso en vacaciones, es algo que me gusta decidirlo yo solito.

Pero bueno, la noche era joven, todavía.



5 comentarios:

  1. Efectivamente es una cosa que a mi siempre me ha extrañado que no haya locales abiertos durante el día. En Madrid hay alguno en plan como tus famosas cabinas. Y los locales vamos a llamarles fetish abren de 18 a 20, dependiendo cual. A mi en ciertas épocas me hubiese venido genial salir del despacho y pasarme por algún local de esos a despacharme a gusto.

    ¿Que hiciste con la otra cerveza que te quedaba?. Quizás hubiese sido una buena idea (sino la ibas a tomar tu) invitarle al camarero. Quien sabe... una forma de ganar puntos para ver la parte trasera de la barra jeje

    Lo que está dando de si tu aventura Malagueña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de mis grandes problemas es socializar con la gente.
      Soy casi incapaz de iniciar yo una conversación con un desconocido, como para encima habérseme ocurrido invitarle al camarero, jajaja...
      A pesar de la oferta, sólo me tomé una.
      De la aventura, lo mejor aún estaba por llegar.

      Eliminar
    2. Asi me gusta que nos dejes con el suspense.

      Pues nada te tendré que dar unas clases prácticas. Aunque vaya no diría que eres muy tímido... los hay mucho mas.

      Eliminar
  2. Tu visita a Torremolinos (Málaga) a parte de desconectar sirvió para realizar un tour. Has acomulado tanta información, impresiones y experiencias como para confeccionar una excelente te guía de ocio sexual Gay en esa popular zona de España.
    A mi me ha quedado de leer estos post y otros muchos detalles de cómo eres en la intimidad del sexo, de tus gustos a cerca tipos de hombres, incluso a qué cervezas que te gusta beber. No se tu nombre, pero mi importa un rábano, eres Perro, Perrete, David o lo que te salga de ,seguro que lo son,tus excelentes cojines.
    Un abrazo de Feisamigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que exagerado... Sólo me moví por unos pocos locales. Habían muchos más.
      En la intimidad del sexo puedo ser desde muy sensual y dulce, a sumiso y un punto masoca, incluso algo activo y dominante, pero esto último no me hace versátil, ya que solo es extremadamente puntual, y no sale porque quiero, sino por un cúmulo de circunstancias que se alinean, por decirlo así.
      De hecho no sé como voy a ser de antemano con alguien que el que comienzo a enrollarme.
      Eso va saliendo a medida que fluye o no el encuentro, y la reacción del otro.
      El hecho que me gusten unas cosas u otras, o no me gusten, no quiere decir que las haga, o deje de hacer, con todo el mundo.
      Sobre los hombres, no hay un tipo concreto. Hay cosas que pueden no gustarme pero quedan compensadas con otros. Soy muy, muy amplio de gustos. Tal vez demasiado. Pero no todos valen, claro.
      Por ejemplo un tipo joven, guapo, buenorro y aún dominante, que es lo que me pierde, como tenga un exceso de arrogancia, no tiene mucho que hacer conmigo.
      Sobre las cervezas, aún es un gran mundo desconocido, te puedo decir que me gustan con alcohol, cuerpo y su puntito amargo.
      ¿Cojines?, en esta página puedes decir cojones con total libertad ;-)

      Eliminar