Páginas

23 de febrero de 2017

La última noche V ( Momentos puta )




(Continuación)

Después del fisting, mamporros, mamadas y folladas pensaba que ya sería hora de recogerse, así que decidí marcharme del local.

-Oye, que me voy- Interrumpí al camarero, que estaba medio enrollándose con otro - aunque por mí, tranquilo, podéis seguir a lo vuestro- continué.
-Es que tengo un trabajo !!- replicó, alargando la o final, a modo de chanza.
Me abrió la taquilla, donde guardaba pantalones, camiseta y cartera, pagué y me fuí.
Supongo que ellos seguirían donde lo dejaron.

El Men's me pillaba de paso a la vuelta hacia la pensión, y aunque comenzaba a ser tarde, aún quedaba suficiente tiempo para echar una última cerveza y calmar el fuego que aún llevaba dentro, si se presentaba la ocasión. Total, era mi última noche en la ciudad, y ninguna de las anteriores había cerrado local alguno
Como hiciera unos días atrás, aunque en aquella ocasión volviendo de The Factory, entré, esperando que estuviera bien, por la hora y día que era.

Para mi sorpresa, hubiese dicho que había menos gente.
O al menos eso me parecía, tanto arriba en la zona del bar, como abajo, en la zona de cruising, que mucho cruce y miraditas, pero que al final nada de nada, y en cuarto oscuro, que se supone lugar de más acción, estaba igual, no tanto en miradas obviamente, sino en pocos o nulos roces.

Sólo se intuía cierta acción en el pasillo trasero de la zona, donde hay una de las cabinas centrales, con la puerta abierta y cuya luz interior iluminaba tenue, pero suficientemente la zona para ver, en caso necesario.
Apenas se podía pasar por el estrecho corredor, así que me metí en el esperando que una lasciva mano me tocara y magreara debidamente, como así resultó ser.

A la altura de la cabina, noté como un tío alto me pillaba y comenzaba a sobar a gusto. A él, otro tipo, agachado andaba mamándole el cipote.
El tipo alto sobón resultó ser Joseba, el vasco con el que me había liado la segunda noche que estuve precisamente en el mismo local. Post: Una noche de 2 jotas (Juan y Joseba) - En el Free Eagle y Men's - Segunda noche .

Sabiendo de mis cualidades, y viendo que en el pasillo no me podía apenas agachar, Joseba optó por meternos a los tres en la cabina, en donde, evidentemente no tardé en arrodillarme para comenzar a mamarle compartida con el otro, su rica polla.
Pero esto duro poco, pues el otro tipo no tardó en alzarse y ofrecerme su manubrio para que también le sacara brillo.

Y allí estaba yo, disfrutando de dos pollas a mi entera disposición.

Si bien la perspectiva no tardó en cambiar, para convertirse en estar yo a la disposición de aquellas dos rabacos, ya que, en un momento determinado, me pusieron de pie, me dieron la vuelta enseñando la dirección de la hermosa Cuenca y tras una breve puesta a punto, comenzaron alternativamente y durante un buen rato a turnarse en follarme mi hambriento culo.

Así tal cual.

- Es muy puta - le comentó, refiriéndose a mí, recordándose seguramente de tres noche atrás.
- Alguien tiene que hacer de puta para que el resto disfrute - salió de mi garganta con sorprendente y total desparpajo, una voz que no debía ser la mía. No me reconocía a mí mismo diciendo eso, pero lo había dicho.

Joseba acabó corriéndose, para variar, en el suelo. Debía de ser la moda o consigna del día, porque el otro tipo, inglés para más detalles, después de quedarnos solos y charlar cuatro palabras, hizo lo mismo.

Se fue y me quedé allí, agachado en el rincón de la cabina, medio pensativo de todo el cúmulo de diferentes momentos e intensidades que había estando pasando aquella noche, y dubitativo en erguirme y marcharme o quedarme a esperar que alguien entrara en la cabina.

No llegué a decidirme cuando un tío de mediana edad se me quedó mirando desde la puerta, y sin dudarlo entró, se sacó la churra, y sin más preámbulos, me la zampé.

El tipo, entre sorprendido y emocionado, no tardó en correrse... sobre mi barba, Aleluyaaa !!!

Mientras me limpiaba y recuperaba yo también de la emoción, el tío soltó:

- " Estás para que te corten a trozos y te repartan..."- aunque acabó aclarando ante la cara de 'pasmao' que puse - "... para que te puedan disfrutar más gente".

Y la noche, la última de estancia en Torremolinos, acabó con semejante piropo, o más bien comentario gore.

(Fin)



4 comentarios:

  1. a ultima hora corrida en la barba! Menos mal! Que suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... me hubiera quedado casi igual de feliz si no lo hubiera hecho. Sólo fue el detalle o guinda de una larga y fructifera noche ;-)

      Eliminar
  2. Menuda noche la tuya Perrete. Vivida con intensidad y sin que haya faltado ningún ingrediente. En la intimidad me gusta volverme puta para disfrutar a tope viendo disfrutar al otro u otros Perrete.
    Mmm ....lo de tu barba impregnada de semen de un tio recien corrido me ha despertado la imaginación... y más que tengo tu imagén (tu bello rostro) en mi memoria.
    Buen post, buen relato. ¡Quiero más y más!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esto se trata, de disfrutar ya sea dando o recibiendo.
      Tranquilo que habrá más historias.
      Gracias por comentar ;-)

      Eliminar