Páginas

2 de noviembre de 2016

Primera visita al Qüero Men's Bar, previa follada, mamadas y otros quehaceres.





Eran las 22.30 horas y no es que estuviera a petar de gente pero, ya era otra distinta a estar solo como había sucedido pocas horas antes. (Ver post anterior)
El recorrido previsto para aquella noche era empezar en el Free Eagley luego pasar al  Men's. Hasta ahí como en las dos noches pasadas, y luego visitar Qüero Men's Bar y The factory.
Se me planteaba un problema que era que, si en cada sitio tenía que pedir una cerveza, por lo menos, dos si veía posibilidades de alguna historia, o simplemente estaba a gusto, era posible que no  llegara muy sobrio a las dos últimas visitas, que eran verdaderamente el objetivo.
Objetivo básicamente porque el Qüero Men's Bar, que se publicita como un sex & fetish club, no lo conocía y en The Factory, esa noche, había fiesta nudista.

Así que, para romper la tradición, me pedí un redbull.
Y es que no me apetecia todavía una cerveza.

No tarde en bajar a la zona de cruising, aunque acceder a ella fue un poco dificil  ya que con muy poca vista tres tíos se lo estaban montando justo en el quicio de la puerta, por lo que traspasar resultaba un poco complicado.
Cuando lo conseguí, simplemente me los quede mirando, ya con cierta perspectiva.

Un tipo mayor y grandote, con la polla siempre fuera, estuviera arriba o abajo se dejaba tocar  por el otro tipo mayor y delgado, que a su vez mamaba a un tipo joven recio y fortote, de polla más bien pequeña, con cierto aire sudamericano.
Este me miraba, como queriendo decir, acércate y ayúdame a bajar la media de edad, pero hasta no recibir una señal clara no me acerqué.

Empezó un toqueteo básico de pezones, y a chuparlos un ratillo, acabando por centrarse en mi, dejando al mayor delgado, ya que el mayor grandote ya habia desaparecido.
Una vez solos me llevo a la salita intermedia, donde allí seguimos con nuestros juegos y empezamos a alternarnos en las mamadas.
Con la aparición de un tío con pinta guiri , relativamente joven de piel blanca y fina, comenzamos un morreo a tres, mientras el latino iniciaba un tanteo del ojete.
Que acabó follándome en cinco o seis tiempos, o sea, folleteo rápido y breve, tonteo de mamadas y morreos, otro folleteo, y vuelta a empezar... siempre con el otro presente.
Con el último mete-saca express acabó corriéndose en el suelo. Que desperdicio !.

Para no romper el guión de las noches pasadas, Juan había estado mirando en la distancia.
 - Buena follada, eh?- comentó, mientras se acercaba.
 - Sí, no ha estado mal - le contesté, pensando que para ser la primera del día, una polla pequeña ya estaba bien.

Me fui al Men's donde me pedi otro redbull.
Allí bajé en varias ocasiones al cuarto oscuro y en un par de ellas rechacé a dos.
Uno que nada mas bajar noté que me seguia, pero era muy, muy mayor y no me gustaba.
El otro me pillé de frente, y comenzé a abrazarme tiernamente, casi fraternalmente. Me sentí raro, incómodo y también, con mucha suavidad, lo dejé.

Faltaba poco para las 12 de la noche cuando me decidí ir ya hacía el primero de mis objetivos: conocer el Qüero Men's Bar.

Habia que llamar a un timbre para entrar.
-Ya verás -pensé - estos mirarán por la mirilla y no me abrirán.

Pensé eso, más por mi proverbial baja autoestima que por que realmente me hubiera pasado alguna vez.
Me abrió y atendió el chico de la barra.

- Hoy 2x1 si te quitas la camiseta, 3x1 si te quedas desnudo - comentó, nada más entrar.
No me veía yo capaz de tomarme tres cervezas, pues ya andaba saturado de liquidos redbullianos, pero tampoco necesitaba ninguna excusa para quedarme en pelotas.
Es más. ya lo había hecho por la mañana durante las cuatro horas que estuve en la playa de Benalnature, y lo pensaba hacer más tarde en The Factory, así que, que más daba un rato más.
Y en bolicas me quedé.

-¿Que tendría que hacer si fuera un 4x1?- me pregunté a mí mismo, por que no me atreví a decirselo al camarero.

Sólo dos ingleses, que ya estaban allí se quedaron tal cual llegaron al mundo, el resto de los que posteriormente vinieron, que no fueron muchos y casi siempre en pareja, y salvo a Juan que me lo volví a encontrar y un chico joven de barba y pecho de pelo negro y denso, el resto como decía se quedaban en slips/boxers o en pantalones.
¡Ay, cuanto pudor absurdo!.

Juan estuvo poco rato desde que llegué.
Tras pedir la primera de las cervezas,y saludarlo le hice una breve mamada, allí mismo en la barra.
La conversación que siguió fue un tanto extraña, pues comenzó a excusarse que bebiera cerveza sin alcohol porque tenía que coger el coche ya que el hotel lo tenia en Málaga y se iba ya, porque quería volver pronto. Muchas explicaciones cuando yo no le había preguntado nada.
Y se fué, tras apurar la sin alcohol.

Fue cuando aproveché para inspeccionar el local.
Más bien pequeño, en dos plantas, la baja es donde está el bar y en la primera, los lavabos, la zona de cruising y juegos, con varias mamparas que sirven de separadores de espacios, algún taburete, una pantalla de video y un sling.

No había nadie, así que me bajé.

Con el joven peludo barbudo, que bien me hubiera gustado agenciármelo un rato, no coincidí en ninguna de las veces que subí arriba y  dos semivestidos solo hablaban entre ellos sin relacionarse con nadie más, a ningún nivel, ni oral ni mucho menos sexual.
Pienso yo que para tomarse simplemente una copa y no participar de nada en un sex bar, mejor te vas a otro sitio.
Aunque, bueno... al menos hacían bulto y le consumían al simpático camarero.

Con uno de los ingleses mantuve unas sendas e intensas mamadas arriba, en diferentes posiciones, de pie, rodillas, agachado y él, en algún momento, sentado en un taburete mientras me lo trajinaba.
Me tuvo que detener mis mamadas en varias ocasiones ya que de continuar se venía, y al parecer quería seguir disfrutando del momento.
No me hubiera importado recibir un buen chorro de leche en toda la cara, pero bueno, no se puede tener todo, y con verlo complacido, ya tenía suficiente.
Por cierto, que aún no me había pasado esto en estas vacaciones.

Con el otro inglés, más alto y de mayor polla, supongo que amigo suyo con el que compadreaba cuando bajaba, también me lo trajine un rato a base de alguna mamada.

Abajo, junto a la barra, en un momento que coincidimos los tres, les agarré ambas pollas pajeándolas durante unos segundos, por aquello de darle un poco de morbo al público.

Apuré mi segunda cerveza, perdonando la tercera, cuando poco más allá de la una de la noche decidí dirigir mis pasos hacia la fiesta nudista del The Factory.

A ver que pasaba.


7 comentarios:

  1. La próxima vez te pediré un 3x1.Un café con leche y yo te compenso con tres cosas: pezones,mamada y lamida a fondo de tu ojete.No será necesario que vuelvas a sureste de las Españas. Durante los relatos de tu escapada aparece mucho Juan. Como es?Bien dotado? Folla bien,es enrellodado Perrete?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje... tu pide, pide que se te dará ;-)
      Si, Juan fue una constante aquellos.
      Excepto en la playa y la primera sauna, aparecía en todos los locales a los que iba.
      Juan es bajito, calvo, doce años mayor que yo, pero si me hubiera dicho que era un poco más joven que yo, me lo hubiera creído. De piel lisa, sin pelo alguno y muy preferentemente pasivo.
      Dotado lo suficiente para que su polla no baile en la boca ni desencaje las mandibulas, y la notas bien en el culo, sin temor a que te desgarre.
      Folla bien, pero no es lo suyo. ;-)

      Eliminar
  2. Un valiente por quedarte desnudo en el local. Lo cierto es que cuando yo voy alguno, o mejor dicho iba, porque ya no suelo ir solo. Me quedaba también desnudo... el problema era cuando venia la gente y me quería cambiar de rol jaja. Pero lo cierto es que se disfruta mucho estando desnudo. Por eso lo de valiente, de echo, tal y como cuentas era de los pocos que estaba así allí. Yo tengo mi teoría, que no es tanto por pudor, sino para que no se vea que la tienen pequeña, y solo se lo bajan cuando su poya ha crecido. Esas pollas que llaman de sangre.

    Joer, el bueno de Juan estaba en todos los sitios. Y lo de los ingleses genial, así me gusta calentando el ambiente. Eres un buen perro ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valiente por quedarme desnudo en un lugar y momento que era lo correcto? No, no.
      Los otros que eran unos recatados y cobardes.
      Entiendo que el negocio es el negocio, y el camarero no puedo exigir demasiado, pero no me parece de recibo, presentarse y quedarse vestidos cuando la "etiqueta" del día era de, como mínimo, quitarse la camiseta. En fin...
      Como asiduo de playas nudistas (y saunas) tengo muy asimilada la desnudez por lo que no siempre me es sinónimo de excitación, sino más bien de comodidad y naturalidad.
      Como decía a Pere, Juan estuvo omnipresente.
      Muchas gracias por comentar y decirme que soy un buen perro :-)

      Eliminar
    2. Bueno a cada uno lo suyo, jeje, desde luego que creo que lo eres.

      Si ahi tienes razón, pero viendo que la actitud de los otros era de "cobardes" la tuya se puede calificar de valiente.

      Eliminar
  3. A veces me sorprende el aguante que tenéis algunos en determinadas circunstancias, debe ser que soy más conformista. Después de follarte el primer chico, aún te quedaron ganas de seguir pasando la tarde por otros bares viendo qué ocurría. ¡Eso es que no te dejó nada satisfecho! ;)
    Sobre lo de desnudarse, depende de cada uno. En mi experiencia, la de las playas nudistas, no estoy desnudo todo el rato. Lo estoy para bañarme, para tomar un poco el sol hasta que me seco y poco más. No por un tema de pudor, sino de comodidad. Una vez estoy seco, como me tumbe boca abajo con el tema sin cubrir, el empalme es instantáneo y duradero, así que prefiero hacerlo así. En un local de sexo no se cómo actuaría, la única vez que he ido me quedé en jockstraps y estuve cómodo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que seas más conformista, para nada.
      Creo que vives las situaciones mucho más intensamente que yo y lo quemas y das todo en ese momento.
      Posiblemente seas más pasional, jejeje ;-)
      No soy como más desconfiado y me voy dando poco a poco, con lo cual, muchas, muchisimas veces todo se queda a medias, o aparentemente a medias, ya que no siempre tengo un objetivo sino un ir viendo como va el asunto y disfrutar de ese instante, y conformarme con lo obtenido.
      Pero si, el muchacho no me dejo muy satisfecho, jejeje, pero con si con el puntito de ansiedad para seguir.
      Ten en cuenta que mi objetivo era visitar los dos locales que comento, y mientras hacer tiempo. No era cuestión de llegar agotado ;-)
      Como decía a Jaime, con el tema desnudez, como estoy tan acostumbrado, no tengo ese problema ni de empalmes a deshoras ni vergüenza por tener lo que tengo.
      Para mi es algo muy natural y cómodo.

      Eliminar